El valor de la comunicación

EscrituraEn la antigüedad las cartas solían ser muy largas, de varias páginas, escritas con esmerada caligrafía y llenas de preguntas y diálogos virtuales entre el remitente y el destinatario debido a que las cartas tardaban semanas o meses en llegar a su destino. Una carta entonces era mucho más que una mera transmisión de información; era todo el contacto humano que dos personas alejadas podían tener en el periodo de tiempo que tardaba una carta en ir y volver.

Las cartas tenían gran valor sentimental y, más que guardarlas, se atesoraban. Los archivos históricos están repletos de cartas de personajes conocidos. Gracias a ellas conocemos mucho más acerca de su personalidad y de su influencia en la historia.

Hoy día, el tiempo de respuesta se ha reducido a cero. Ya no enviamos cartas, sino correos electrónicos. Estamos en contacto permanentemente, lo cual es bueno. Pero ya no nos comunicamos como antes. La frecuencia ha menoscabado a la intensidad.

Nuestros correos electrónicos son feos, desordenados… No escribimos con esmero, no respetamos la estructura del párrafo y no revisamos ni siquiera la ortografía pese a que todo ello se puede automatizar. Escribimos lo que queremos con gran rapidez y le damos a “enviar” como si la escritura fuera un acto molesto que nos roba valioso tiempo que podríamos dedicar a otra cosa.

En un próximo post daré una serie de consejos para escribir correos electrónicos “decentes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s