Elogio de la transición

La Democracia española ganaHoy, la Constitución española cumple veintiocho años. Aprovechando el aniversario, así como la actual coyuntura política, quiero escribir unas líneas para elogiar lo ejemplar de la transición de la dictadura a la democracia; ante todo un hecho histórico de primera magnitud que hay que conocer.

Hasta donde conozco de Historia de España, la transición española es el único cambio de régimen hecho por consenso y uno de los pocos hecho sin violencia desde tiempos del Antiguo Régimen: Ni el advenimiento de los Borbones, ni la venida de Napoleón, ni el trienio liberal, ni la restauración del absolutismo, ni el advenimiento de Isabel II, ni la primera república, ni la Restauración incluyendo las dictaduras de Primo de Rivera y Dámaso Berenguer, ni la segunda república, ni el régimen franquista.

En la transición se da la reconciliación entre los dos bandos anteriormente enfrentados en crudelísima guerra civil. Los rencores, los odios, los miedos se van haciendo a un lado dando pequeños pasos que iban despejando el camino. Por un lado, los que están en el poder dan los siguientes pasos:

Desde el otro lado:Ponentes Constitucionales

  • Renuncian a la república
  • Aceptan la bandera y el resto de símbolos nacionales
  • Aceptan al Rey como Jefe de Estado.
  • Participan activamente en la elaboración de una Constitución de consenso que permita la convivencia entre todos y proteja la normalidad democrática.
  • Renuncian a la venganza cuando son atacados confiando en que el nuevo régimen hará — como hizo — justicia, ganándose el respeto de todos los españoles.

La transición no fue fácil. Hubo que sortear numerosísimos obstáculos, lo cual la hace más meritorio como proceso político y ejemplar como episodio histórico. Los protagonistas de la misma, que actualmente peinan canas, ya son estudiados en los libros de Historia. Merecen mención especial Adolfo Suárez y SM el Rey Juan Carlos I por su papel protagonista en todo el proceso — como refleja la portada de la revista Time que ilustra esta entrada — pero también muchos otros: Felipe González, Alfonso Guerra, Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Miquel Roca, Enrique Tierno Galván y un largo etcétera. De este último es la redacción del preámbulo de la Constitución, texto con el que cierro esta entrada, y que refleja muy bien el espíritu de la Transición:


La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

  • Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.
  • Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.
  • Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
  • Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.
  • Establecer una sociedad democrática avanzada, y
    Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente Constitución.

Anuncios

2 thoughts on “Elogio de la transición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s