Intolerable (I)

Hace unos días leí un artículo en minor reviews que me llamó mucho la atención. Son las confesiones de un estudiante de doctorado puteado por la vida como tantos otros. Titulado «Indefensible» (intolerable) ha decidido hacer una modesta traducción. Debido a su extensión, lo haré en varias entregas.

Intolerable

Ya he hecho referencia a los problemas que tuve al final de mi doctorado tanto en entradas en mi blog como en comentarios en otras partes. Sé que no he detallado la historia completa hasta que — como algunos otros que han luchado al final de sus estudios de doctorado — las historias parecen lo bastante singulares como para ser identificables.

Llegado a este punto, creo que estoy preparado para escribir los detalles, Acabo de leer un correo electrónico que me ha hecho llorar un poco. Responderé directamente, pero en el caso de que algún otro encuentre mi situación útil puedo ponerlo aquí. El caso es que ha pasado ya cierto tiempo. Me gradué en diciembre de 2005 habiendo defendido aquel noviembre. He publicado todo mi trabajo de la tesis.También he tenido éxito en el mundo postdoctoral. No pretendo culpar a los demás, pero no soy estúpido ni incompetente y creo que no me merezco el embrollo que he encontrado durante mi doctorado. Soy también una de esas historias que, de vez en cuando, salen bien y que si eso puede dar un poco de esperanza a alguien estaré más que feliz de haber sufrido en público.

Veamos. El comienzo… Estaba sentado junto a mi grupo de investigación en una mesa de la sala de conferencias. Teníamos reuniones semanales de grupo y, entre galletas malas e informes de progreso, George nos informó que estaba escribiendo su defensa. George comenzó su investigación un año después que yo de modo que, competitivo como soy, me aturdió el hecho de que él pensara irse ya cuando yo pensaba quedarme un año más. Entonces comencé a considerar lo que quería llevar a cabo antes de graduarme, para lo cual me reuní con mi director para preguntarle sobre el futuro rumbo de mi tesis.

— Comienza a escribir. — Me dijo.

—¿Los artículos? — pregunté — La mayoría están escritos. Uno está ahora siendo revisado, otro lo está casi y un tercero necesita más análisis para ser completado. Lo escribiré.

— Entonces supongo que deberás hablar con el tribunal y comenzar con la defensa.

Emocionado, informé a mis padres que me graduaría probablemente en agosto ya que no quería apurarme para graduarme en mayo para el que solo cuatro meses. Terminé el análisis final, escribí mi último artículo y lo envié todo a revisar. Comencé a escribir la defensa entregando cada capítulo a mi director. Él me comentaba someramente, como era su estilo, y me hacía cambiar muy pocas cosas. Hablé con todos salvo con un miembro del tribunal para preguntarles si querían ver los capítulos según los iba escribiendo; y todos, salvo uno accedieron a una fecha para la defensa y les dije que les mandaría el documento cuando el borrador estuviese completo.

Continuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s