El rector en el país de las maravillas

Hace pocos días se puso la primera piedra de la futura Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Valencia. Como bien dice el cuerpo de la noticia, esta escuela forma parte del campus de ciencias, junto al parque tecnológico. El caso es que el rector, Don Francisco Tomás tuvo la amabilidad de dar el titular ya hecho a los periodistas: «El “Silicon Valley” de Valencia»

Quien escribe estas líneas no desea más que que tal fuera cierto; porque éste, su humilde servidor conoce bien la precariedad con la que se investiga en estas instalaciones. La falta de medios y, sobre todo, el despilfarro de capital humano harán imposible tal cosa. El callejón sin salida que es la carrera investigadora hace que muchísimos jóvenes talentos deban irse lejos cuando desearían quedarse aquí. ¿Cómo puede hacerse ciencia sin científicos? La ciencia española puede afrontar una crisis generacional a no mucho tardar.

En defensa del señor rector diré que él no tiene enteramente la culpa. Es cosa de todos. Pero no es menos cierto que las élites universitarias desarrollan una política reaccionaria para mantener sus privilegios en vez de preocuparse de imitar a las grandes universidades del mundo en aquello que, precisamente, las ha hecho grandes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s