Reaprobado el Manhattan de Cullera

La Bega de CulleraHace tiempo publicamos la aprobación del PAI conocido como el Manhattan de Cullera. En los cuatro años transcurridos desde entonces, la crisis derrumbó el sector de la construcción y el proyecto quedó congelado. Hoy, con el ayuntamiento (presuntamente) en la vil ruina, con la resurrección de la tasa de basuras y el alza de otros impuestos, el municipio está necesitado de dinero. Así que el proyecto se ha relanzado. ¿Tendrá éxito el proyecto y Cullera se colocará a la vanguardia del sector turístico y de la construcción? ¿Será un fracaso y un despilfarro del dinero del contribuyente y ese nuevo barrio será una ciudad fantasma llena de pisos que nadie podrá comprar? ¿Se llenarán de nuevo las arcas municipales? Si es así ¿se despilfarrará de nuevo?

Ocurra lo que ocurra, lo contaremos en SalvaDigital.

Estúpida burocracia

Hoy quiero traer a colación una curiosa anéctoda-protesta-curiosidad acaecida aquí, en Estrasburgo. Resulta que los restaurantes universitarios ofrecen menú estudiantil a precios bastante asequibles (2,85€). Para acceder a estos restaurantes es necesario pagar con una tarjeta como la que que ilustra este texto. Para conseguir dicha tarjeta se requiere el carnet de estudiante más 20€ más mucho papeleo más mucha paciencia. El caso es que viene ocurriendo que estas tarjetas se van pasando de estudiante a estudiante. En el caso de la tarjeta que les muestro, se trata ya de la tercera generación: le he heredado de uno que la heredó de uno quien ignoro si fue el poseedor primigenio o a su vez lo heredó de alguien. El caso es que es lógico comprobar que solo los estudiantes acceden al descuento que les ha sido asignado pero encuentro francamente absurdo que se dé esta situación más aún teniendo en cuenta que está permitido que un poseedor de la tarjeta pague dos o tres comidas para uno o dos amigos que aún no tienen la tarjeta. En suma: un sinsentido.

Presupuestos «restrictivos» en la Universidad de Valencia

Anteriormente habíamos hablado de los problemas financieros por los que estaba atravesando la Universidad de Valencia debido a una combinación de problemas políticos, económicos y mala gestión. Parece ser que el presupuesto del año 2009 va a ser restrictivo y se van a recortar gastos.

Bienvenida sea la austeridad siempre que se recorte de donde sobra, no de donde falta; porque la política de ahorro de energía ya la hemos sufrido tanto nosotros como nuestros delicados y costosos aparatos con el tema del aire acondicionado. Me río yo de los 25 grados si no son al menos 30. Cuando un aparato de los caros y delicados se estropea por no estar en la condiciones de temperatura y humedad adecuadas, al final el ahorro sale caro.

Catástrofe en la UV a la vuelta de la esquina: pelea por los dineros

En el día de hoy, Francisco Tomás, rector de la Universidad de Valencia, se ha despachado en una entrevista al diario Levante acerca de los problemas de financiación del ente que preside por parte de la Generalitat Valenciana.

El tema es gravísimo y viene de largo. El problema en sí, consiste en que la Universidad gasta sus dineros como si de una empresa pública se tratara (esto es: dando por supuesto que el Estado asumirá su déficit). Por otro lado, el Consell, al asumir las competencias de universidades, asume también su financiación, que debe salir de sus presupuestos. Al ir a firmar el cheque han visto el montante y han sentenciado que la Universidad gasta demasiado. Este choque de posturas ha bloqueado las negociaciones para la financiación, dejándo todo en el aire.

Seguir leyendo

«Los reconocemos: son los del canon»

En verdad que me ha resultado soprendente la claridad con la que se ha expresado Mariano Rajoy en su mítin de ayer en Badajoz en respuesta al vídeo de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (P.A.Z., ¡Qué bonito!) . Digo «sorprendente» porque, la verdad sea dicha: la derecha siempre le ha tenido pánico al colectivo de artistas por una doble razón: (a) son radicalmente anti–PP y (b) tienen un poder mediático enorme que puede pesar mucho en su contra. Seguir leyendo

Problemas con DELL

Hace un par de semanas recibí mi nuevo DELL XPS M1530. En verdad que me gusta mucho y estuve trasteando con él. El disgusto llegó cuando, a los cinco días, simplemente dejó de funcionar. Ocurrió que una esquina comenzó a calentarse; se trataba de la esquina izquierda por donde van los cables de alimentación a la pantalla, en el lado opuesto del procesador. Inicialmente se encendían las luces pero no el ordenador y, finalmente, simplemente, nada.

Llamé al servicio técnico y tras hacerme desmontarlo y probar si alguno de los periféricos era responsable del cortocircuito, preescribieron un cambio de placa base. En dos días llegó a mi casa el técnico de DELL a unas horas en las que la gente suele estar en el trabajo. Me cambió la placa base y el problema persistió.

Después de esto, autorizaron el cambio de ordenador y mandaron la orden a la fábrica para comenzar la fabricación. El servicio de atención al cliente se puso en contacto conmigo para comunicarme que mi nuevo ordenador llegaría en un plazo de dos a tres semanas. Y desde entonces estoy esperando…