11-M, 11 años después

tren-11-mHace ya once años de aquel once de marzo de dos mil cuatro. Aquel fue el mayor atentado terrorista de la historia de España y de Europa Occidental. Un día como éste debería ser un día de luto nacional; sin embargo, un fantasma parece recorrer nuestro país siempre que llega esta fecha. Nos sentimos incómodos, nos movemos nerviosos y esperamos que pase rápido sin tener una incómoda discusión con un amigo, un pariente o un compañero de trabajo.

El balance, once años después es bastante desolador. Nadie quiere hablar del tema, los medios de comunicación pasan de puntillas y hacen las mínimas referencias obligadas cuando llega el aniversario. De la investigación solo puede deducirse que no hubo una investigación en condiciones y la comisión de investigación en el parlamento fue un espectáculo lamentable que todos preferimos olvidar. El espectáculo periodístico prefiero ni mencionarlo.

El 11-M fue una tragedia no solo en el sentido de que murieron 191 personas y 1800 fueron mutiladas, sino de que un país entero fue desactivado, neutralizado y casi me atrevería a decir “amordazado”; incapaz de actuar y de regir sus asuntos con independencia y criterio. Nunca tendremos una verdadera democracia hasta que no se aclaren todos los extremos del 11-M, porque podría volver a ocurrir.

La sentencia del 11-M

Por fin se conoce la esperada sentencia sobre el macrojuicio del 11-M. La he escuchado en directo y aún estoy pensando las consecuencias de todo lo que representa. No es la sentencia completa, que será mucho más extensa sino el extracto para su lectura pública. Para conocer los detalles deberemos esperar un poco más. Podríamos resumirlo en los siguientes puntos:

  1. Han aceptado todas las pruebas que venían siendo cuestionadas, incluida la mochila de Vallecas.
  2. Se reconoce que no se sabe qué explosivo estalló en los trenes, pero se considera acreditado que venía de Mina Conchita por otros indicios.
  3. No habrá deducción de testimonio, que sepamos.
  4. Han sido condenados los principales acusados.
  5. No hay indicios que vinculen a ETA.
  6. No aclara la autoría intelectual: «El Egipcio», absuelto.