11-M, 11 años después

tren-11-mHace ya once años de aquel once de marzo de dos mil cuatro. Aquel fue el mayor atentado terrorista de la historia de España y de Europa Occidental. Un día como éste debería ser un día de luto nacional; sin embargo, un fantasma parece recorrer nuestro país siempre que llega esta fecha. Nos sentimos incómodos, nos movemos nerviosos y esperamos que pase rápido sin tener una incómoda discusión con un amigo, un pariente o un compañero de trabajo.

El balance, once años después es bastante desolador. Nadie quiere hablar del tema, los medios de comunicación pasan de puntillas y hacen las mínimas referencias obligadas cuando llega el aniversario. De la investigación solo puede deducirse que no hubo una investigación en condiciones y la comisión de investigación en el parlamento fue un espectáculo lamentable que todos preferimos olvidar. El espectáculo periodístico prefiero ni mencionarlo.

El 11-M fue una tragedia no solo en el sentido de que murieron 191 personas y 1800 fueron mutiladas, sino de que un país entero fue desactivado, neutralizado y casi me atrevería a decir “amordazado”; incapaz de actuar y de regir sus asuntos con independencia y criterio. Nunca tendremos una verdadera democracia hasta que no se aclaren todos los extremos del 11-M, porque podría volver a ocurrir.

La ira lleva al lado oscuro

ImagenCon la que está cayendo con el azote de la crisis, no es pertinente hacer chistes con el sufrimiento de la gente. El pueblo está más enfadado que nunca. En verdad que razones para estar indignado no faltan.

El motivo de este post no es reflexionar sobre la naturaleza de la crisis. Sólo quería constatar el peligro que la ira popular supone para la democracia. Yo percibo que hoy, la gente está más deseosa que nunca de que alguien pegue un puñetazo encima de la mesa y sea un dictador.

En este contexto se enmarcan algunos hechos que han venido ocurriendo el las últimas semanas. Por ejemplo: el asalto a un supermercado por parte de un cacique andaluz no es sino un acto de propaganda. Este acto nada tenía de social y mucho de anunciarse a uno mismo como el líder que actúa plantando cara a un sistema fracasado.

Dichos asaltos han supuesto olas de indignación y de apoyo a partes iguales. Esto es lo que más me asusta: la cantidad de gente que ha mostrado su acuerdo con el derrumbe del orden público y la propiedad.

España no es Grecia, pero lo será pronto.

Corea del Norte. Un parque temático del socialismo.

Estátua de Kim Il SungMe ha impresionado el documental de Rosa María Calaf titulado «Corea del Norte, país secreto». Concuerda escalofriantemente bien con el cómic «Pyongyang» del dibujante franco-canadiense Guy Delisle.

Podemos ver un país en el que todo es falso, todo está hecho para aparentar. Pese a todo es imposible ocultar las hambrunas que padecen. (No se fíen mucho del análisis que ofrece Wikipedia.) Un país que mantiene un poderosísimo y costosísimo ejército más para mantener un sentimiento de perenne amenaza entre su población que para defenderse de un enemigo real. Un país que lava el cerebro a sus súbditos y reprime con severidad a los disidentes y que ha creado la primera dinastía comunista de la Historia basada en el culto a la personalidad y la divinización del líder. Vean el documental y lean el cómic. Vale la pena.

Reaprobado el Manhattan de Cullera

La Bega de CulleraHace tiempo publicamos la aprobación del PAI conocido como el Manhattan de Cullera. En los cuatro años transcurridos desde entonces, la crisis derrumbó el sector de la construcción y el proyecto quedó congelado. Hoy, con el ayuntamiento (presuntamente) en la vil ruina, con la resurrección de la tasa de basuras y el alza de otros impuestos, el municipio está necesitado de dinero. Así que el proyecto se ha relanzado. ¿Tendrá éxito el proyecto y Cullera se colocará a la vanguardia del sector turístico y de la construcción? ¿Será un fracaso y un despilfarro del dinero del contribuyente y ese nuevo barrio será una ciudad fantasma llena de pisos que nadie podrá comprar? ¿Se llenarán de nuevo las arcas municipales? Si es así ¿se despilfarrará de nuevo?

Ocurra lo que ocurra, lo contaremos en SalvaDigital.